miércoles, 10 de enero de 2018

Plan lector, 11 años de un programa que camina paso a paso



Daniela Alcalde y Vicky Canales nos hablan al respecto



El año 2006, el Ministerio de Educación puso en marcha el Plan lector en las escuelas públicas y privadas con el objetivo de incrementar el hábito de la lectura, mejorar su comprensión, estimular las capacidades tanto de alumnos como de docentes e impulsar la industria editorial. 

Han pasado 11 años y aunque hasta el momento no se conocen de manera concreta las características del lector en el Perú, el aludido plan camina paso a paso y las obras de los autores peruanos dedicados a la literatura infantil y juvenil se visibilizan de manera sostenida. Para charlar al respecto Lima en Escena se contactó con Daniela Alcalde, editora de libros infantiles, directora del portal LibrosLIJeros, y Vicky Canales, escritora de libros infantiles. 


Han pasado 11 años desde la ejecución del Plan Lector en escuelas públicas y privadas. ¿Cómo observa el trabajo realizado hasta el momento?

Daniela Alcalde (Editora de libros infantiles)

El 2017 se cumplieron 11 años de ejecución del plan lector en escuelas públicas y privadas. Por ese motivo, la Casa de la Literatura Peruana llevó a cabo las primeras Jornadas de Plan Lector y publicó una cartilla informativa con importantes reflexiones que evidencian la necesidad de repensar y precisar la normativa que rige el plan lector desde una visión más integradora con relación al currículo y la escuela, que apunte más a la diversidad de lecturas que a la cantidad, y que considere el desarrollo de la competencia lectora como condición necesaria para descubrir el goce de la anhelada lectura por placer. Algunos de los avances que se han dado este último año, considero que pueden representar un reflejo de las conclusiones antes mencionadas.

En las escuelas públicas, empezó a ejecutarse desde marzo el Plan para el Desarrollo de la Competencia Lectora, el cual brinda herramientas y recursos para la promoción de la lectura en la escuela. Como parte de dicho plan, también se impartieron talleres de lectura y escritura en los Núcleos de Lectura Imagina. Si bien ninguna de las medidas estuvo explícitamente dirigida al trabajo del plan lector, sí ponen en evidencia el interés del Estado por potenciar la promoción de la lectura en las escuelas, lo cual se relaciona directamente con los objetivos del plan lector.

Por su parte, en las escuelas privadas se observan maneras muy diversas de llevar el plan lector. Tras diez años de trabajo, ya hay propuestas hasta cierto punto consolidadas en el sentido de que son funcionales para sus instituciones. Sin embargo, creo que en general todavía se tiende mucho al trabajo del plan lector que concluye en trabajos manuales muy creativos y originales, pero que no necesariamente evidencian un logro en la construcción de sentidos a partir del texto leído, en la elaboración de inferencias, en el desarrollo del juicio crítico, entre otros. En algunos casos puede darse que solo remiten a información literal de los libros leídos. Creo que debemos pensar el plan lector como un espacio para mediar entre los estudiantes y los libros, para acompañarlos en ese encuentro y darles el soporte necesario para que poco a poco se vayan fortaleciendo como lectores autónomos.

Vicky Canales (Autora de libros infantiles)

A pesar de que el Plan Lector contiene lineamientos generales para ser aplicados en los colegios públicos  y privados, cada institución lo lleva a cabo de acuerdo a sus propias  condiciones. Lo que he observado en mis visitas a los colegios privados es que cada vez más se vincula la labor de animación a la lectura  con las otras artes como el dibujo, la pintura, el teatro, la música.  Estas actividades son ideales pues fomentan el gusto estético y la intertextualidad, sin embargo, no es lo más común, pues en muchos casos aún persiste la idea de la evaluación de comprensión del texto en base a cuestionarios que buscan  un único “mensaje” en cada obra. No olvidemos que cada lector completa el texto con su experiencia lectora y de vida, por eso los libros propuestos deben ser sujetos a varias interpretaciones y soportar diversas capas de lecturas de acuerdo a la competencia lectora de cada alumno.

Sé que  el Ministerio de Educación provee a los colegios públicos  obras literarias para el nivel primario, por lo tanto los niños leen estas obras seleccionadas. En secundaria el panorama es diferente, pues no llegan libros del Ministerio y los alumnos y profesores deben conseguirlos. Las bibliotecas sí han sido implementadas con buenos títulos, sería necesario que se usen estas obras para enriquecer los planes lectores.

El plan lector no se aplica en todos los colegios por igual, por eso es difícil dar una apreciación única. En muchos colegios del Perú, especialmente en provincias,  los profesores y los alumnos no tienen acceso a las obras por los altos costos y por la escasez de librerías. Lo que dificulta una adecuada selección de obras. Aún queda mucho por hacer para que todos los niños y adolescentes del Perú tengan acceso a la lectura. Es importante aclarar que lamentablemente en la mayoría de las listas de obras aún  prevalecen las de género narrativo y se deja de lado los libros de poesía y las obras de teatro.           

¿Consideras que las autoras y autores peruanos dedicados a escribir literatura infantil y juvenil visibilizaron de manera sostenida sus obras?

Daniela Alcalde

La LIJ peruana continúa en un proceso muy interesante de desarrollo y expansión a nivel local. El 2017 hubo un contexto favorable marcado por hitos como el considerar la literatura infantil como una categoría independiente en el Premio Nacional de Literatura, el desarrollo del Primer Festival del Libro Infantil y Juvenil organizado a inicios de año por la Biblioteca Nacional del Perú, el Congreso de Literatura Infantil y Juvenil enfocado en las lecturas para primeras edades, y el premio Barco de Vapor Perú, entre otros. También resulta muy importante el hecho de que se ha empezado a notar una mayor presencia de IBBY Perú con la selección de libros peruanos para que nos representen internacionalmente y además ha postulado a Jorge Eslava para el premio ALMA.

En el panorama internacional, en general la LIJ peruana no es conocida, pero el año pasado  nos permitió ser un poco más visibles gracias a la participación de Polifonía Editora en la Feria Internacional de Bologna, con lo cual se puso a libros de autores e ilustradores peruanos y editados en nuestro país ante los ojos de los más importantes editores, distribuidores y agentes del sector de la LIJ a nivel mundial. En este sentido también cabe destacar la labor de Micaela Chirif, autora peruana de libros álbum cuya internacionalización se encuentra consolidada por los importantes reconocimientos que ha merecido su obra y ya ha sido traducida a varias lenguas.

Otro evento favorable fue la publicación de la novela ganadora del Premio Norma 2016, El océano interior de Juan José Cavero. Cabe destacar que fue la primera vez que un autor peruano obtuvo el reconocimiento y que la novela está al alcance del público de varios países de Latinoamérica

Vicky Canales



Con respecto a años anteriores, durante el último año se ha observado un trabajo más sostenido. De otro lado, el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, auspiciado por el Ministerio de Cultura, ha sido un reconocimiento importante para los autores. Por otro lado, los concursos como El Barco de Vapor de editorial SM y la Bienal de Cuento y Poesía Infantil del ICPNA contribuyen a la exposición y difusión de obras de autores nuevos y consagrados lo cual ayuda a la visibilización de las obras de los autores y autoras.


¿Qué libros de autores(as) locales dedicados a escribir literatura infantil y juvenil consideras que destacaron en este último año?

Daniela Alcalde

Empezaría por la novela Sol tan lejos, porque después de varios libros para primeros lectores nos permitió reencontrarnos con la prosa de Jorge Eslava abordando un tema que como peruanos no podemos olvidar: la época del terrorismo

Dos libros que también considero importantes son El vals de las cometas (Sheila Alvarado) y Blas, el zorrito audaz (Celeste Viale Yerovi) porque pertenecen a géneros marcadamente dejados de lado en la producción de LIJ local: la poesía y el teatro, respectivamente. Sus publicaciones llegan a diversificar la oferta editorial no solo en cuanto a temáticas y estilo, sino también en cuanto a géneros.

En cuanto a libro álbum, considero importantes la reedición de En forma de palabras (Micaela Chirif y Gabriel Alayza), un libro que sin duda se consolidará con el tiempo como un hito del libro álbum peruano, y La pequeña niña (Luigui Valdizán y Bea Chung), porque aborda con sutileza un tema actual y necesario como la igualdad de género sin caer en discursos adoctrinantes. Es un libro que nos puede llevar a valiosas conclusiones sin caer en el didactismo.

Mención aparte merece el libro Esbozo para un curso de literatura infantil peruana (Jorge Eslava), el cual constituye un invaluable aporte a la investigación en torno a la LIJ nacional, la cual es escasa y está marcada por la ausencia de medios de divulgación especializados. En esta línea, también considero necesario destacar el artículo de Micaela Chirif “Y el tulipán. Sobre el rol del tulipán en El pato y la muerte de Wolf Erlbruch” en Catalejos, revista argentina especializada en lectura, formación de lectores y literatura para niños. Si pensamos en una consolidación de nuestra literatura infantil y juvenil, es imprescindible el desarrollo de investigaciones y críticas académicas que permitan un acercamiento más exhaustivo y reflexivo a la oferta editorial que cada vez es mayor y más diversa.

Por último, si bien no fueron publicados este año, considero importante también acercarnos a los libros reconocidos en el Premio Nacional de Literatura en la categoría de Literatura Infantil, tanto al ganador Falsos Cuentos: Taca-Taca (Gerónimo Chuquicaña), como a las menciones especiales: La venganza de los dioses moches (Luis Niego Degregori), Cholito y el oro de la selva (Óscar Colchado) y El barco de San Martín (Juan Manuel Chávez).

Vicky Canales


El escritor Jorge Eslava ha continuado con su labor de difusión  de la literatura infantil y ha contribuido a su estudio  con la publicación de sus libros “Paisaje de la mañana. Esbozo  para un curso de literatura infantil peruana” y “Zona de encuentro. Lecturas urgentes para educación secundaria”. Este último acompaña al profesor de secundaria en la búsqueda de lecturas apropiadas para el nivel lector de los alumnos adolescentes. Por otro lado las diversas editoriales han publicado colecciones de literatura infantil en las que prevalecen las obras de autores peruanos.

¿Qué actividades fuera de las aulas se realizan para motivar a nuestros niños a la lectura?

Daniela Alcalde

En general, percibo que cada vez hay más iniciativas y espacios en favor de la promoción de la lectura en la infancia. Las actividades que se realizan son muy diversas. Por ejemplo, la Casa de la Literatura Peruana siempre tiene actividades programadas en la Sala de Literatura Infantil Carlota Carvallo: narraciones orales, escenificaciones, encuentros con autores, talleres, etc. Este tipo de actividades también se llevan a cabo en librerías y ferias sumando a ellas las tradicionales presentaciones y firmas de libros.

El I Festival del Libro Infantil organizado por la BNP ofreció actividades interesantes para los niños como una exposición de libros álbum, otra de libros tridimensionales, picnic literario, actividades con ilustradores, etc. Ese fue un evento sumamente provechoso que esperamos se repita y se establezca como elemento permanente en la agenda anual del sector.

Vicky Canales


El teatro para niños, los espectáculos de los artistas cuentacuentos, las funciones de títeres y  las obras musicalizadas son actividades que contribuyen a la formación del pequeño lector. La Casa de la Literatura Peruana ha presentado  variados espectáculos para niños durante  todo el año 2017, convirtiéndose en un foco cultural importante.  También las municipalidades han presentado diversas funciones pero  aún se espera que los colegios se conviertan en centros culturales en los que se presenten este tipo de espectáculos durante los fines de semana. Sería deseable que estas actividades se llevaran a cabo en todos los colegios como parte de las actividades de animación a la lectura,  especialmente en las escuelas estatales donde los niños no tienen acceso a estas funciones. Una vez más, considero que  es necesario que la cultura llegue a todas las escuelas del Perú, especialmente a los lugares más pobres y alejados donde los libros son considerados casi artículos de lujo.



Sobre Daniela Alcalde

Daniela Alcalde Flores es licenciada en Educación Secundaria, con especialización en Lengua y Literatura, por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, además de magíster en Libros y Literatura Infantil y Juvenil por la Universidad Autónoma de Barcelona. Cuenta con experiencia en la docencia escolar, la capacitación docente y la edición de publicaciones. Además, ha sido monitora de los núcleos de lectura IMAGINA del Ministerio de Educación. Dirige el blog Libros LIJeros, un espacio dedicado a promover la literatura infantil en Perú y a visibilizar a los diferentes agentes involucrados en este objetivo común. 

Sobre Vicky Canales

Vicky  Canales Palomino obtuvo una mención honrosa en la Bienal de cuento infantil 2012, con su cuento Líos en la selva, luego en el 2014, ganó el segundo lugar con su obra A todo pedal.  Es  licenciada en Educación con la especialidad de Lengua y Literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Ha concluido una maestría en Literatura infantil y juvenil y animación a la lectura.  Ha publicado  tres libros de historias rimadas Animales sin modales 1,2 y 3; (Editorial Bruño) los cuentos La bruja Malasú (Editorial Centauro), Tres gallinas contra un gallo bravucón (Editorial Norma) y Paulina y la paloma de barro (Editorial Pearson). Además, es autora de  diversos artículos  publicados en la revista virtual de literatura infantil y juvenil Caballito de madera. Su obra A todo pedal presenta el mundo infantil  y sus anhelos frente a la incomprensión de los adultos. En ella ha fusionado algunas anécdotas familiares con el entorno y la problemática de la ciudad.

miércoles, 3 de enero de 2018

Patricia de Souza: “Soy una escritora que rompe con la tradición de escritura latinoamericana”



Autora de la novela Mujeres que trepan a los árboles, ofrecerá un taller y un seminario en Lima.



Hace algunas semanas, llegó a nuestra capital desde la lejana Francia, país en donde radica desde hace algunas décadas, la escritora peruana Patricia de Souza, quien presentó su nueva novela Mujeres que trepan a los árboles (Trifaldi 2017), y el reciente ensayo: Eva no tiene paraíso (La moderna, 2017). 

Asimismo, este verano, la autora dictará el taller Las escrituras del yo en el Centro de Estudios Literarios Antonio Cornejo Polar. De otro lado, ofrecerá el seminario ¿Dónde queda el autor@ en la literatura? en la Casa de laLiteratura Peruana. La participación es gratuita. Las clases serán dirigidas a estudiantes de Humanidades, Ciencias Sociales, docentes de Literatura, y personas interesadas en el tema.



Para Lima en Escena siempre será un honor charlar con la emblemática autora. 

-Patricia, desde algunas décadas vives en Francia. Recalaste por algún tiempo en México y en Venezuela también. ¿Cuál es tu relación con el Perú?

-Mi relación con mi país es intensa, personal e íntima. Nunca me alejé totalmente del Perú.

-Lo dices por el vínculo familiar…

-Claro. Existe una relación estrecha con mi familia, mi madre principalmente. Recuerda que la infancia es la que te marca toda la  vida y el Perú es para mí el ADN.

-Imagino que el tema de la memoria también…¿no?

-Lógico. Mi infancia, los lugares por los cuales transité y habité. La formación de lo que soy ahora es en parte el Perú también. Actualmente está mezclado todo. Mi experiencia de vida y mi rol de extranjera en Francia. Aunque hable francés o escriba francés, mi relación con el idioma materno es importante, es un ADN, es una identidad y es memoria también.

-Observo una relación complicada entre Patricia de Souza la autora y Perú, el país.

-Mi relación con el Perú es compleja. Es una relación patriarcal, conservadora. Siempre estoy en una especie de guerra civil. Nunca toleré este Perú patriarcal absolutamente machista.

-Vivir en un país patriarcal activó tu vena creativa, tu labor y relación con la escritura…

-Sí. Empiezo a escribir porque me siento en conflicto con mi entorno, con el mundo que me rodea, con una sociedad misógina. 

-Desde tu primera novela empiezas a proyectar esta disconformidad con lo patriarcal…

-Doy vida a personajes femeninos que me hacen imaginar otro destino para las mujeres. El Perú es el origen del conflicto pero también es aquí donde se resuelve todo. Se zanja porque no vivo aquí. Honestamente no hubiese escrito tanto si viviría en el Perú.
  
-Sin embargo tus primeros libros nacen aquí, lo escribiste en el Perú.

-Aquí escribí mis dos primeros libros: Cuando llegue la noche y La mentira de un fauno. Posteriormente viajé y me instalé en Francia.

-Es difícil encontrar tus títulos en las librerías locales. ¿Por qué?

-Probablemente porque no formo parte del mainstream literario peruano. La sociedad peruana es conservadora, machista y no formo parte de su circuito literario.

-Complicado para una autora que tiene más de diez libros  entre ficción y ensayos publicados.

-Después de partir a Francia empiezo a publicar fuera. La no visibilidad de mis obras tiene que ver también con mi posición como autora a nivel de ideas. Siempre camino a contra corriente. Lo mío no es una escritura o una prosa dominante. No estoy dentro de ese juego literario. Soy una escritora que rompe con la tradición de escritura latinoamericana. Lo ha dicho algún crítico en España o en México donde he vivido también.



-¿Consideras que tu escritura rompe con todo lo patriarcal?

-Definitivamente. Mis novelas no son de corte patriarcal. El modelo de novela convencional es la diseñada por hombres y ellos protegen bien ese espacio. Nuestra sociedad es terriblemente masculina sobre todo en el ámbito literario razón por la que las autoras mujeres quedan fuera.

-Principalmente las que piensan y están en contra del canon…

-A las que rompen las reglas de la tribu y no se someten a esta dominación. Sin embargo existen autoras mujeres que forman parte de este canon literario y tienen sus padrinos. ¿Quiénes son? La respuesta la encuentras en los poquísimos espacios en donde se habla bien de alguna de ellas.

-Si bien tus libros no son visibles aquí en el Perú, sucede todo lo contrario en Francia, España, México, Venezuela, en donde la crítica habla de tus libros…

-La crítica de estos países que mencionas escribe sobre mis libros y yo sigo publicando ensayo y novela en México, en España, en Francia y Venezuela. 

-En el Perú no existe un trabajo crítico serio. Los que comentan sobre libros son algunos autores/periodistas dedicados a escribir sobre los libros de las editoriales amigas…

-El problema del Perú es ese. No existe una crítica especializada y seria. No hay tejido crítico.  No hay mujeres que hagan crítica. No hay un seguimiento de autore@s. Se escribe sobre los autores hombres quienes tienen a todos sus amigos instalados en lugares estratégicos. Las mujeres quedan fuera.

-¿Qué sensación te produce que se escriba muy poco sobre tus libros?

-Se escribirá sobre mis libros el día que las mujeres logremos realmente hablar de nosotras mismas y para el gran público. La literatura es un gesto de libertad y creatividad. La literatura no es repetir, no es un trabajo de escuela. Soy parte de este país y escribo sobre el Perú.

-Patricia has reeditado el ensayo Eva no tiene paraíso…

-Sí. Es una edición actualizada. Este ensayo es un libro que lo publicó la editorial Altazor hace algunos años. El pasado año la editorial La moderna de España publicó una segunda edición. Este título habla del uso en primera persona en la literatura escrita por mujeres. Es decir, un lenguaje fuera del territorio de los códigos masculinos y patriarcales; creador de “signos propios, neutros, ajenos a los límites de género”.

-A propósito de tu visita al país presentaste tu nueva novela Mujeres que trepan a los árboles…

-Esta novela la escribí en un momento de sosiego, de mi apertura con lo exterior y de mi relación con la naturaleza. Para mi es importante hablar y escribir sobre la naturaleza. Me cuesta entender a las personas que no toman en cuenta el deterioro del medio ambiente. El hecho de saber que estamos al borde de una catástrofe climatológica mundial debe ser motivo de reflexión y alerta de todas las sociedades.
  
-En los próximos días ofrecerás dos talleres. El primero de ellos en el Centro de Estudios Literarios Antonio Cornejo Polar y el segundo en la Casa de la Literatura. Háblanos al respecto.

-En el Centro Cornejo Polar ofreceré el taller: Las escrituras del yo. Hablaré sobre la genealogía de la autoficción que empieza en el Siglo XVII. La escritura en primera persona existe desde hace mucho tiempo. Ahora se llama autoficción porque se ha legitimado el hecho de que alguien use su propia experiencia como material de ficción. De otro lado, en la Casa de la Literatura, brindaré un análisis de la escritura desde el punto de vista de género. Hasta qué punto se puede emplear un lenguaje inclusivo. Cómo podemos descolonizarnos de un lenguaje patriarcal.  



sábado, 30 de diciembre de 2017

John Pereyra: “La escena musical independiente sigue creciendo pero todavía constreñida al ámbito virtual”


De a pocos se está cimentando una escena vapor-synth, por ejemplo; con Miyagi Pitcher, 27 U H F y MF1419 como animadores principales, dice nuestro invitado en la presente entrevista.




La escena musical independiente local crece con ciertos tropiezos habituales y viejos.  Los nuevos grupos y solistas no pueden entrar a las emisoras FM ni a la televisión de señal abierta debido a la cortina de hierro que desde hace décadas han instaurado los medios oficiales lo cual impide que sus propuestas lleguen a públicos masivos. Aún así nuestros músicos siguen creando, produciendo y sorprendiéndonos. Justamente, John Pereyra, crítico del género de la música electrónica y el rock local, nos ofrece una mirada de lo que ocurrió este 2017.


-John, desde tu posición de crítico del género de la música electrónica y el rock local. ¿Cómo se han desarrollado a lo largo de este 2017 estos géneros musicales en el país?

-Como en los años anteriores, para arriba. Por cantidad y calidad de lanzamientos, este 2017 ha sido un nuevo 2014 para la movida independiente nacional. Lástima que sus logros, muy comentados y reconocidos en medios especializados internacionales ya desde algunos años atrás, no encuentren un eco similar dentro de las propias fronteras. La escena sigue creciendo, y eso es buenísimo, pero todavía constreñida al ámbito virtual. Los nuevos grupos y solistas no pueden entrar a las emisoras FM ni a la televisión de señal abierta, debido a la cortina de hierro que desde hace décadas han instaurado estos medios masivos, lo cual impide que sus propuestas lleguen a públicos mayoritarios -una pena, porque aquí hace rato se viene hacienda música que puede competir sin problemas con cualquiera de las escenas latinoamericanas.

-Con respecto a la producción de discos. ¿Se siguen comercializando discos o todo se ha reducido a la venta y escucha online?

-Se siguen vendiendo en físico los nuevos trabajos de las bandas, pero en menor medida que antes, a pesar del abaratamiento de los costos. Ocurre que, una vez colgado el disco en Internet, el consumidor promedio prefiere escucharlo online -o descargarlo legal/ilegalmente. Lo paradójico, y eso es algo que no sé si ocurrirá en otras partes, sospecho que sí; es que ni siquiera cuando está habilitada la opción de free download se registran muchas descargas. En el Perú se cuenta con tres generaciones de nativos digitales: se supone que ellos deberían estar acostumbrados a descargar las obras que los mismos artistas ponen para free download, pero parece que siguen prefiriendo por mucho la escucha online. Para mí, los motivos son un misterio.


-Hablemos de la diversidad de propuestas tema que los críticos toman con pinzas. ¿Qué novedades musicales en el género rock y electrónica destacaron este año?

-Hacia el 2000, todavía eran legión los grupos peruanos que hacían hardcore punk y dark-gothic, que vivían más en el pasado que en el presente. Decir esto no es nada nuevo, en este mismo espacio opiné de igual forma dos años atrás. Tampoco es novedad afirmar que recién a partir de mediados de los 2000 es que propuestas más modernas y diversas empiezan a encontrar cabida aquí. Recalco, no es que antes no existieran músicos que arriesgasen un poco más: claro que los había, sólo que estaban circunscritos a circuitos minoritarios, lo que ya es decir bastante si se considera que el rock y la electrónica independientes nacionales son circuitos estadísticamente pequeños (por la ya señalada falta de acceso a audiencias más grandes).

Hoy el panorama es distinto. Como sucede en cualquier rincón de la aldea global, aquí las novedades llegan ipso facto, encontrando tierra propicia para ser emuladas. De a pocos se está cimentando una escena vapor-synth, por ejemplo; con Miyagi Pitcher, 27 U H F y MF1419 como animadores principales. La escena dub aludida también hace un par de años, esencialmente abroquelada en torno a Matraca Records, ya llegó al tope de su crecimiento “under” y lo mismo puede decirse de otras escenas. Lo que falta es dar el último salto, pero casi siempre ése ha sido justamente el drama de la movida independiente.


-Este 2017 los discursos de las bandas, las convencionales y las nuevas apuntan a la denuncia sociopolítica, al intimismo o la caricatura o encuentras algunas variantes.

-En todo caso y por descarte, al intimismo. La denuncia sociopolítica ha sido dejada de lado casi por completo, lo mismo que la caricaturización. Más revelador es constatar que de un tiempo a esta parte se viene haciendo más música instrumental que antes.

-Podrías destacar las mejores bandas de electrónica y rock de este 2017 a nivel Lima

-A nivel del Perú, mejor, y sin distingos de género. Éste ha sido un buen año para nombres recorridos como Olaya Sound System,  Vieja Skina, Zetangas, Liquidarlo Celuloide, Xtredan, Ancestro, Wilder Gonzales Agreda, Ayahuaska Dark Trip, Ronald Sánchez o Miyagi Pitcher; por solo citar algunos. Sin embargo, creo que el 2017 será más recordado por la copiosidad de debuts sorprendentes: los de Taneli Lucis, Kusama, Incendios Forestales Del Viejo Continente, Brain, Marfilia, La Terminal, Inzul, No Mightier Creatures, Dead Pop, Cuarzo, Yume Station, Aloysius Acker, El Cuarto De Juegos, InDuo Antropomorfo, Culto Al Qondor... Y ojo que éstos son los que descollaron: si hubiera que enumerar todos, nos quedaríamos sin bytes -Golden Cameleon, Ravelers, Quazares...


-Y a nivel regional…

-La escena chilena es un modelo interesante a tomar en cuenta: Ballena Negra (Fue), Vago Sagrado (Vol. II), Pol Del Sur (Investigaciones Sobre Ciclos Y Secuencias), Lluvia Ácida (Ciencia Sur). En otras latitudes: La Iglesia Atómica (La Iglesia Atómica, Puerto Rico), Color Horror (Más Alto Que El Sol, Uruguay), IAH (IAH, Argentina), Opaal (Krakatoa, Colombia), U.C.G.P.P.B. (U.C.G.P.P.B., Ecuador)... Son los que recuerdo en estos momentos.


-Parafraseando al crítico Pedro Cornejo, consideras que se acabó la era de los dinosaurios de los 80s y los 90s y ahora es el turno de las gacelas de los 00s y 10s.

-Hecha hace dos calendarios, la paráfrasis sigue vigente. Pedro Cornejo hablaba, a principios de los 90s, de los dinosaurios de los 60s y 70s, utilizando la metáfora de tamaños animales para realzar más el contraste con las ágiles gacelas de los 80s. Entonces nadie podía prever un fenómeno como el de Internet, que haría llegar todas las voces a cualquier rincón del planeta, transformando a su vez a las gacelas ochenteras en las nuevas moles dinosáuricas a ser extinguidas por sus sucedáneos. Baste con echarle una ojeada a lo más interesante del panorama internacional -léase Primer Mundo: Beach Fossils, Photay, Heroin In Tahiti, Police Des Moeurs, Ask For Joy, Sonologyst, Washed Out, Heavenly Beat, Jlin, Public Service Broadcasting, Vanilla, Future Islands, The War On Drugs... 


Nadie discute la valía de todos los actos mencionados, pero, salvo los dos últimos; ninguno de ellos es tan conocido como en el pasado lo fuera un The Cure, un Nirvana, un King Crimson o un TV On The Radio. Consecuencias inevitables de la segmentación del Mercado -lo que no impidió que, con el transcurrir de los años, ese sentido de “no-masividad” se convirtiese en cualidad y fortaleza.



Carlos Tolentino: “Apuesto por un teatro musical que toma argumentos con nuestra identidad más cercana”


 Sigo adelante con una investigación sobre la música popular de la Costa peruana hacia los orígenes del mestizaje cultural, comenta el director de El Plebeyo en la presente interviú.



El estreno del musical "El plebeyo", dirigida por Carlos Tolentino, en el Teatro Municipal de Lima, puesta en escena de ficción sobre algunos pasajes de la vida de Felipe Pinglo Alva, compositor y máximo exponente de la música popular peruana,  es sin duda, uno de los estrenos más importantes de este 2017 a punto de culminar.

En este bello tributo, el director nos ofrece un interesante paneo sobre aspectos relevantes de la vida del compositor Felipe Pinglo, notable figura de la música criolla. Justamente para charlar al respecto y otros puntos sobre el quehacer teatral, entrevistamos a Carlos Tolentino, una de las personalidades más activas y representativas del segmento de las artes escénicas locales.


-Carlos, este 2017 tu labor como director ha sido fructífera. Has estrenado un puñado de obras y un musical de envergadura. En retrospectiva ¿Qué balance te deja este año a punto de culminar?

-En efecto. Ha sido un año exigente que me permitió reafirmar mi trabajo con la productora La Banda SAC. Juntos estrenamos “El Plebeyo”, un teatro musical de un formato diferente, que ya había experimentado con “Jarana” en el 2010. Espero seguir investigando con otras experiencias similares. En ese sentido, el balance ha sido bastante positivo.

-Este año nos sorprendiste con El Plebeyo, un poético musical que nos trae a escena la música criolla, un género que para ti es un motivo de reflexión permanente. ¿Por qué?

-Creo que lo que está en crisis son las certezas y eso me favorece. Yo apuesto por un teatro musical que toma argumentos y reflexiones que tienen que ver más con lo nuestro, con nuestra identidad más cercana y popular. Siempre he dicho, bromeando, que mis obras son imperfectas como todo lo que no se copia. Intento no seguir formatos. Actualmente, por ejemplo, sigo adelante con una investigación sobre la música popular de la Costa peruana hacia los orígenes del mestizaje cultural y una resignificación  de los movimientos sociales en Lima.

-El plebeyo es un justo tributo a Felipe Pinglo Alva. ¿Cuál es tu percepción de Pinglo, el compositor que pese a sus carencias económicas se entregaba a la escritura?

-Pinglo fue sin duda un gran compositor. Poseía una visión humanista tan aguda como su llamado de alerta a la manipulación de los políticos de entonces. Felipe Pinglo supo canalizar su enorme sensibilidad en el momento histórico que le tocó vivir y se entregó a la construcción de un socialismo por el que finalmente luchó. Al final, murió de pobreza y no llegó a conocer en vida la trascendencia de sus ideas y su obra. A través de su arte pudo tocar el alma de generaciones de libres pensadores.

-Pinglo fue un compositor prolífico. ¿Qué nos puedes decir sobre las composiciones que dan vida a la banda sonora de la obra?

-La idea del musical surgió cuando Diego Ribera me hizo escuchar su versión sinfónica de “El Plebeyo” y vislumbramos juntos el desarrollo de una historia ficcionada en base al origen de esta canción. La estructura dramática seguiría los avatares de una historia de amor marcada sobre todo por las diferencias de clase. Se trazó un itinerario no cronológico de la Lima de los años veinte en medio de agitación y dictaduras. Attilia Boschetti se unió al equipo de creativos y diseñó una línea narrativa donde pudimos insertar otras composiciones de Pinglo al servicio de la trama. Esto fue posible y es importante resaltarlo, por la presencia de Willy Terry y Julie Freundt, quienes nos asesoraron en la selección de los valses y en la forma cómo debían ser interpretados en su transposición teatral.


-El musical nos acerca al Pinglo político, activista, consecuente… ¿Cómo te vinculas con el Pinglo sindicalista, con el obrero y su activismo por los derechos de los trabajadores?

-Siempre me ha interesado la historia de nuestro periodismo y conocía casos aislados de periodistas y sindicalistas quienes vivieron y murieron durante el gobierno de Leguía. Los inicios del anarquismo y del socialismo fueron los que vivió Pinglo. Se nutrió de las ideas de Haya de la Torre y de Mariátegui y trabajando como obrero en una imprenta, donde gestó un proyecto artístico de gran sentido social pero sobretodo de una poética inédita. No olvidemos que él no era músico, sin embargo sus composiciones obedecen a una intuición musical muy desarrollada. En nuestra música criolla hay aún mucha historia que descubrir y mucho teatro por arriesgar.

-La obra parte de una historia de amor, de un romance vetado, censurado, doloroso. ¿Por qué decides explorar sobre el amor desde una relación fallida?

-Pienso que por más fallida que pueda ser una relación algo nos debe enseñar. Es cierto que una vez más son los personajes femeninos aquellos que me interesan descubrir y profundizar. Porque son las mujeres quienes posibilitan los cambios fundamentales en la historia de los pueblos. Lo que vivió Giannina Zucarelli nos invita a reflexionar cómo una revolución personal es posible si encuentra un terreno fértil donde atreverse. El amor es posible si hay obstáculos que derribar y esto demuestra que en realidad no hay amor inútil, sino amantes cobardes.

-Felipe Pinglo Alva, es uno de nuestros compositores emblemáticos largamente invisibilizado por la academia. ¿A que le atribuyes este hecho?

-Lo diferente produce temor,  y si además tiene un origen modesto, se le trata de negar o hacerlo invisible. Nuestro país ha tenido y tiene grandes compositores de música popular. Y no me refiero solo a la música criolla. Conozco bastante bien de lo que se produce musicalmente en Lima, y siguen siendo vetados por las emisoras radiales,  por la Apdayc, y por una mafia -no existe otro término – que intenta impedir que llegue a los oídos de un público musicalmente abandonado. Tengo fe en la IMIP (Industria musical independiente peruana), así como en el talento del compositor electro acústico  Juan Arroyo, en Talía Vega vocalista del proyecto musical Menores, entro otros.

-¿Sigues considerando que la creatividad del director debe apostar por nuevas posibilidades en la escena?

-Definitivamente sí. Por mi naturaleza iconoclasta desconfío de los premios y del éxito, y privilegio siempre la “visión de mundo” que me entrega un joven director(a) que arriesga y va más allá del trabajo edulcorado de un montaje hecho para festivales. Apostar por lo nuevo es desafiar un sistema social y cultural que actualmente pareciera tener puestas sus esperanzas solo en la gestión del ministro de cultura.

Reflexiones sobre el desarrollo del teatro local

-Una de tus apuestas teatrales es visibilizar la dramaturgia local. ¿Cuál es tu relación con autores locales?

-Me interesa mucho el desafío de una escritura teatral que constantemente se reinventa a sí misma. Que no fundamente necesariamente la estructura narrativa sobre la palabra, sino que deja espacio a una dramaturgia del cuerpo. Este año vimos renovada la dramaturgia con obras sólidas de Celeste Viale, Gonzalo Rodríguez Risco, Daniel Amaru Silva, por citar algunos autores ya reconocidos. Mientras aparecen otras voces menos conocidas pero ya maduras como es el caso de Daniel Dillon, Paola Terán, y Sebastián Eddowes.

-Carlos, un buen número de directores jóvenes se vuelcan a los teatros a adaptar y dirigir. ¿Cómo observas esta movida?

-Es muy válido si sus proyectos apuntan a una continuidad. No basta presentar una sola obra en un determinado número de semanas en un teatro. El teatro debe ser visto por el mayor número posible de espectadores. Los jóvenes y viejos directores debemos aprender a trabajar con gestores teatrales y con productores con visión de nuevos mercados. Se deben crear redes que permitan apreciar nuevos directores con nuevas propuestas de lenguaje teatral, y nuevos públicos que sepan distinguir el valor del  entretenimiento y el valor de lo cultural.


-Nuestro teatro se desarrolla entre dos grandes vías. La primera de ellas nos la ofrece la cartelera de los Centro Culturales o salas como La Plaza y la segunda todo el bloque de casas o espacios teatrales como como el Mocha, el Teatro Racional, la casa Espacio Libre Teatro, entre otras. ¿Qué nos puedes decir sobre toda esta dinámica?

-Trato de responder con otra pregunta: muchos de los temas e incluso tratamiento escénico que vemos actualmente en obras de La Plaza, acaso ¿no fueron ya presentados años atrás en salas como las de Yuyashkani o El Británico? ¿Qué estrategia de marketing legitimizó  la aceptación de parte de un público acostumbrado al teatro de entretenimiento, al teatro entendido como servicio social? El público que aún nos falta para apreciar el teatro y llenar las salas aún está por conquistarse y mientras eso sucede con La Plaza otras salas como el teatro Larco o El Julieta cierran.

-¿Cómo observas este impulso de la dramaturgia local en nuestro país?

-Sumamente alentador pero insuficiente ya que muchas veces es preferible dejar desierto el premio a crear falsas expectativas y sobrevalorar los pretendidos autores.

-¿Qué nos puedes decir sobre las temáticas que abordan nuestros dramaturgos contemporáneos?

-Es posible que debamos dejar de mirarnos al ombligo los limeños y nos acerquemos a valorar los dramaturgos de nuestras provincias.

-Para terminar. Qué nos puedes decir del desarrollo teatral a lo largo de este 2017.


-No he podido seguirlo debidamente como para dar una opinión pero considero que los elogios a través de las redes y de las así llamadas críticas teatrales así como los diversos premios que surgen para quedar bien entre todos, solo gratifican a los ingenuos.